ROSERPERA

Posts etiquetados ‘Protocolo de Kyoto’

La ONU insta a Japón a aceptar la prórroga del Protocolo de Kioto a Durban.

In Cambio climàtico, Resposabilidad Social on abril 1, 2011 at 8:21 pm

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) ha instado este lunes a Japón aceptar que se prolongue la vigencia del Protocolo de Kioto, advirtiéndole de que si no lo hace estará desbaratando su participación en el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. Últimamente ha crecido la incertidumbre respecto al futuro del Protocolo de Kioto, que es el primer tratado legalmente vinculante cuyo objetivo es reducir las emisiones de esos gases, a los que se responsabiliza del calentamiento de la Tierra.

Estados Unidos no ha firmado este tratado, y la mala situación económica internacional ha hecho que a muchos países les esté resultando más fácil de lo que esperaban cumplir los objetivos de reducción de las emisiones.

Los límites existentes expiran en diciembre de 2010, pero Japón, Rusia y Canadá ya han dicho que no aceptarán que se extienda la vigencia del Protocolo de Kioto y que lo que quieren es un nuevo tratado en el que estén incluidos los principales países emisores. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos, también los de los países en vías de desarrollo, respaldan la prórroga.

La secretaria ejecutiva de la UNFCCC, Christiana Figueres, se ha dirigido a las autoridades japonesas durante su participación en un seminario en Tokio: “Habéis invertido mucho en la infraestructura del Protocolo de Kioto. Si Japón responde con un ‘no’ categórico al Protocolo de Kioto, se arriesga a perder muchas de esas inversiones”.

En este sentido, Figueres ha advertido de que “solo los países de Kioto pueden utilizar los mecanismos de Kioto”, entre los que se incluyen los regímenes de comercio de derechos de emisión.

Pero el Gobierno nipón ha dicho que el acuerdo que se alcanzó en la cumbre de la ONU sobre cambio climático que se celebró en Cancún (México) a finales del año pasado incluye una nota a pie de página que permitiría a Japón utilizar el Mecanismo de Desarrollo Limpio y otros regímenes de comercio de emisiones del Protocolo de Kioto pese a su ausencia en el segundo periodo de aplicación de éste.

Numerosas empresas japonesas y el propio Gobierno han estado participando muy activamente en el comercio de emisiones de gases de efecto invernadero, que permite que un país rico cumpla una parte de sus objetivos de reducción de esas emisiones comprando compensaciones por emisiones a proyectos de energías limpias que se desarrollan en países en vías de desarrollo.

Figueres ha pedido a Japón que aclare qué condiciones cree que deberían darse para que acepte la prórroga del protocolo. La secretaria ejecutiva de la UNFCCC va a participar en Tokio en un encuentro informal de delegados de unos 30 gobiernos nacionales que estará presidido por Japón y Brasil y con el que se pretenden relanzar las conversaciones sobre el cambio climático de cara a la cumbre que habrá a finales de este año en Durban (Sudáfrica). Fuente: Europa Press

Desarrollo Sostenible Centre d’analyse stratégique

De Kyoto a Durban: Invención de una nueva cooperación para el clima.

El acuerdo en Cancún, firmado en diciembre de 2010, parte de la lógica indica que el año anterior de Copenhague y más lejos que el  Protocolo de Kyoto. El texto reconoce la necesidad de contener el aumento de la temperatura media global a 2 ° C basado en nuevos instrumentos de la solidaridad internacional y toma nota de los objetivos de reducción las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), propuesto por los países desarrollados para el año 2020 como las políticas Climáticas iniciado por las naciones en desarrollo. Este acuerdo tiene el gran mérito de la reactivación de la La cooperación de las Naciones Unidas climáticas. Por desgracia, las promesas de los actuales Estados “no son suficientes para garantizar la conservación de nuestro sistema climático”.

Si el desafío más realista de la próxima reunión finales de 2011 en Durban es llevar a la práctica esta arquitectura “de abajo hacia arriba”, el principal desafío de futuras negociaciones será la de conseguir que los países por sí mismos sigan el nivel de sus esfuerzos. Otra de las prioridades a largo plazo es definir principios de un nuevo acuerdo global e inventar  instrumentos eficaces y económicos que podrían acelerar la lucha contra el cambio climático, en ausencia de un precio del carbono global único. Por último, Durban, para preparar la sostenibilidad instrumentos de la “era de Kyoto” a partir de 2012, especialmente los que puede compensar Las emisiones de GEI a través de acciones en los países en desarrollo. www.strategie.gouv.fr

Las próximas negociaciones sobre el clima debe perseguir cuatro objetivos:

Debate abierto sobre el fortalecimiento de los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que el aumento de la temperatura media global no supere Objetivo de 2 ° C registrados en el acuerdo en Cancún.

Definir las contribuciones de los países para financiar verde climático y poner en funcionamiento los mecanismos para luchar contra la deforestación (REDD), la transferencia de tecnología y asistencia para el ajuste, todos creados en Cancún.

La preservación de los mecanismos de compensación de emisiones de gases de efecto invernadero los países en desarrollo, incluidos los instrumentos del Protocolo de Kyoto.

Poner en marcha una reflexión sobre el govierno del cambio climático global evitar el bloqueo de las minorías que obstaculizan las negociaciones, mientras tanto, a favor de un proceso de decisión que renuncia por unanimidad y se aprovecha de interpretación de la noción de “consenso” realizado en Cancún.

Centro de Análisis Estratégico

Porque había planteado demasiadas esperanzas, La Cumbre de Copenhague fue decepcionante. Menos publicidad, Cancún ha superado las expectativas para muchos observadores. El acuerdo de Diciembre de 2010, que corresponde a una serie de decisiones de la Conferencia de las Partes (CP), dijo que los avances en Copenhague se formalizaban. El texto se aleja de la lógica del Protocolo de Kyoto Desde que renunció a una forma de cooperación “de arriba hacia abajo”, en los que Cada socio se le asigna una cuota las emisiones. El progreso en Cancún, sin embargo, no debe olvidarse que hay propuestas de los países hoy en día  y no son lo suficientemente ambiciosas: la suma de sus esfuerzos de mitigación no impedirá el aumento temperatura superior a 2 ° C (1).

Las conversaciones llevaron a integrar elementos que fueron de consenso: fortalecer la vigilancia y control Las emisiones de GEI de los países, los mecanismos de las transferencias financieras y tecnológicas internacionales, etc. El reto es ahora para conseguir más goles audaces por parte de todos los socios, al mismo tiempo, dejando a los maestros su política climática preferida.  Tras recordar la principales decisiones tomadas en Cancún Esta nota tiene cuatro principales, leer y considerar los grandes temas las futuras negociaciones de transformar los elementos del acuerdo a instrumentos eficaces en la lucha contra el cambio climático.

RESULTADOS CONCRETOS CANCUN Sin decidir la cuestión de la renovación o abandono del Protocolo de Kyoto, que se formó en la medida de arquitectura de la cooperación mundial, en el compromiso de México firmaron por separado rechazando el acuerdo Copenhague. Las decisiones de diciembre de 2010 se formalizaron, al menos seis avanzadan lo redactado hace un año en la capital danesa.

Los grandes emisores de gases de efecto invernadero participan ahora en la lucha contra el cambio climático y van a demostrar objetivos de reducción expuestos en Copenhague, los desacuerdos que pueden prevenir  una serie de compromisos para limitar las emisiones de los países miembros de la Convención Marco (Marco de la ONU Convención Marco sobre el Cambio Climático).

Por lo tanto se mantuvo más en diciembre de 2009 que la solución de un acuerdo que permita cada país para definir sus propios compromisos. unión de estados soberanos débiles, esta solución ha sido y sigue siendo la única aceptable por los EE.UU. y China, principales emisores de gases de efecto invernadero. Rompiendo el esquema de protocolo anterior, fundó una gobernanza “Abajo hacia arriba” en la que los países signatarios iban a anunciar la moderación compromisos voluntarios
sus emisiones el 31 de enero de 2010.

Durante el año 2010, mientras que el pisoteo negociaciones para preparar la Conferencia Partes en los siguientes países aparecieron quieren regresar a esta lógica. Sin embargo, en 2010, que fueron más de 80 para proponer objetivos para 2020, por lo tanto la aprobación de la gobernanza inventado en Copenhague. De naturaleza dispar, formulado en términos de reducción o disminución absoluta de las emisiones por unidad de PIB para el año base y gases de efecto invernadero diferentes, estos objetivos beneficio primaria nacional de la participación de los dos principales emisores como Estados Unidos y China, a diferencia del Protocolo de Kyoto.

Las decisiones de Cancún todavía está tratando de fijar un horizonte global a largo plazo que podría servir como una cuerda “recordatorio “a todos los países en la próxima conferencia en Durban, un pico de las emisiones de gases de efecto invernadero y límite objetivo de 2050 debe ser definido, por lo que no exceda de un aumento de la temperatura media el mundo de los 2 ° C, pero no se limitan a reducir este objetivo 1,5 ° C. Según los textos, la adecuación de esta referencia térmica  es el desafío climático y deben ser controlados en intervalos Regulares, de acuerdo con la labor del Grupo de Expertos Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que se espera en el próximo informe para 2014.

Véase , en particular, las previsiones presupuestarias aprobadas por la OCDE: http://www.climateactiontracker.org/

Protocolo de Kyoto.

In Cambio climàtico, Resposabilidad Social on abril 1, 2011 at 5:55 pm

La entrada en vigor del Protocolo de Kioto es un primer paso esencial para combatir el cambio climático. Es el único acuerdo a nivel mundial para limitar la contaminación causante del calentamiento del planeta. Es la base para una creciente acción global efectiva contra el cambio climático en las próximas décadas.

La campaña Súmate a Kioto lleva unido el eslogan: No te quedes atrás. WWF/Adena cree que los países pueden beneficiarse de la ratificación e incorporación del Protocolo de Kyoto obteniendo una participación competitiva en el mercado. Asimismo, también pueden beneficiarse del acceso a los mecanismos previstos en el Protocolo de Kioto como la Aplicación Conjunta (Joint Implementation), el Mecanismo de Desarrollo Limpio (Clean Development Mechanism) y el Comercio de Emisiones (Emissions Trading) que sólo estarán a la disposición de aquéllos que ratifiquen el tratado. Además, las naciones que retrasen la ratificación podrían verse acusadas de detener el progreso para abordar el mayor reto ambiental de este siglo.

PROTOCOLO DE KYOTO Un objetivo importante de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), es la estabilización de las concentraciones de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, a un nivel que no implique una interferencia peligrosa con el sistema climático, y que permita un desarrollo sostenible. Como las actividades relacionadas con la energía (procesado, transformación, consumo…) representan el 80% de las emisiones de CO2 a escala mundial, la energía es clave en el cambio climático. Dentro de la Convención Marco UNFCCC se ha desarrollado el Protocolo de Kioto.

El objetivo del Protocolo de Kyoto es reducir en un 5,2% las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, con relación a los niveles de 1990, durante el periodo 2008-2012.

Es el principal instrumento internacional para hacer frente al cambio climático. Con ese fin, el Protocolo contiene objetivos para que los países industrializados reduzcan las emisiones de los seis gases de efecto invernadero originados por las actividades humanas: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorcarbonos (HFC), perfluorcarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Entre las actividades a las que se exige que reduzcan sus emisiones, se encuentran la generación de electricidad, el refino de hidrocarburos, las coquerías, la calcinación o sinterización de minerales metálicos, la producción de arrabio o de acero, la fabricación de cemento y cal, la fabricación de vidrio, la fabricación de productos cerámicos y la fabricación de papel y cartón. Sin embargo, no se encuentran reguladas por el Protocolo las emisiones procedentes del sector del transporte y del sector residencial, que son considerados como sectores difusos.

Este Protocolo fue firmado en Diciembre de 1997 dentro de la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU (UNFCCC). Para que el acuerdo entrase en vigor, ha sido necesario que 55 naciones que representan el 55% del total mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero lo hayan ratificado. En la actualidad 164 países lo han ratificado o aceptado, lo que supone más del 61% de las emisiones, según datos de la UNFCCC. El acuerdo entró en vigor el 16 de febrero de 2005, después de la ratificación por parte de Rusia el 18 de noviembre de 2004.

El gobierno de Estados Unidos firmó el acuerdo pero no lo ratificó, por lo que su adhesión solo fue simbólica hasta el año 2001, en que se retiró del mismo, no porque no compartiese su idea de fondo de reducir las emisiones, sino porque considera que la aplicación del Protocolo es ineficiente e injusta al involucrar sólo a los países industrializados y excluir de las restricciones a algunos de los mayores emisores de gases en vías de desarrollo (China e India en particular), lo cual considera que perjudicaría gravemente la economía estadounidense. Otros países que tampoco lo han ratificado son Australia, Croacia y Kazahastan.

Comercio de Emisiones

El Protocolo permite el comercio de emisiones. Es decir, la posibilidad de establecer compra-venta de derechos de emisiones de gases de efecto invernadero, entre países que tengan objetivos establecidos dentro del Protocolo de Kioto, que son los países industrializados o pertenecientes al Anexo B del Protocolo. De esta forma, los que reduzcan sus emisiones en mayor medida que lo comprometido podrán vender los certificados de emisión sobrantes a los países que no hayan podido alcanzar su compromiso de reducción. En definitiva, es un instrumento que permite redistribuir las emisiones entre países, sin que ello signifique una reducción del total.

El comercio de derechos de emisiones entró en pleno funcionamiento a nivel internacional en 2008. En 2003 entró en vigor una Directiva de la UE que supone el comienzo del sistema europeo de comercio de emisiones de gases de efecto invernadero. En esta directiva se establece la necesidad de asignar la cantidad de emisiones a distribuir entre los principales sectores responsables de las emisiones, mediante Planes de Asignación. De esta forma, se ha establecido la cantidad de emisiones aceptables para cada uno de los siguientes sectores: generación eléctrica a partir de combustibles fósiles; refinerías; coquerías; y en general, instalaciones de combustión de más de 20 MW; los sectores del cemento, la cerámica y el vidrio; la siderurgia; y los sectores del papel y el cartón.

Para cumplir con el Protocolo se dispone además de otros mecanismos complementarios: el Mecanismo para un Desarrollo Limpio y la Aplicación Conjunta. El Mecanismo para un Desarrollo Limpio ofrece a los gobiernos y empresas de los países industrializados, la posibilidad de transferir tecnologías limpias a países en desarrollo, mediante inversiones en proyectos de reducción de emisiones o sumideros, recibiendo en compensación derechos de emisión que servirán como suplemento a sus emisiones permitidas. Este mecanismo puede contribuir a reducir emisiones futuras en los países en desarrollo y potenciar la capacidad de transferencia de tecnologías limpias.

En cuanto a la Aplicación Conjunta , es un programa que permite a los países industrializados cumplir parte de sus obligaciones de recortar las emisiones de gases de efecto invernadero financiando proyectos que reduzcan las emisiones en otros países industrializados. El país inversor obtiene derechos de emisión más económicos que a nivel nacional, y el país receptor de la inversión recibe la inversión y la tecnología. Este mecanismo es similar al de desarrollo limpio, con la diferencia de que los proyectos se realizan entre los países considerados industrializados dentro del Protocolo de Kioto.

El futuro después de Kyoto

En la actualidad las naciones están buscando un nuevo acuerdo que sustituya a este Protocolo de Kioto al final del horizonte temporal para el que se suscribió, 2012, y dé continuidad a un compromiso vinculante en la reducción de las emisiones. Después de las cumbres ya celebradas en Bali (India) en 2007, en Poznan (Polonia) en 2008 y en Copenhague (Dinamarca) en 2009, la Cumbre que tendrá lugar a finales de noviembre de 2010 en Méjico es una oportunidad para alcanzar ese objetivo.

ANEXO A DEL PROTOCOLO DE KYOTO Gases de efecto invernadero: Dióxido de carbono CO2, Metano CH4, Óxido nitroso N2O,  Hidrofluorocarbonos HFC, Perfluorocarbonos PFC,  Hexafluoruro de azufre SF6,  Sectores/categorías de fuentes,  Energía, Quema de combustible, Industrias de energía. Industria manufacturera y construcción.

Transporte: Otros sectores. Emisiones fugitivas de combustibles. Combustibles sólidos. Petróleo y gas natural. Procesos industriales. Productos minerales. Industria química. Producción de metales. Otra producción. Producción de halocarbonos y hexafluoruro de azufre. Consumo de halocarbonos y hexafluoruro de azufre. Utilización de disolventes y otros productos.

Agricultura: Fermentación entérica. Aprovechamiento del estiércol. Cultivo del arroz. Suelos agrícolas. Quema prescrita de sabanas. Quema en el campo de residuos agrícolas. Otros. Desechos. Eliminación de desechos sólidos en la tierra. Tratamiento de las aguas residuales. Incineración de desechos. Otros.

ANEXO B DEL PROTOCOLO DE KYOTO Compromiso cuantificado de limitación o reducción de las emisiones (% del nivel del año o periodo de base) Alemania 92,  Australia 108, Austria 92, Bélgica 92,  Bulgaria 92,  Canadá 94,  Comunidad Europea 92,  Croacia 95,  Dinamarca 92,Eslovaquia 92, Eslovenia 92,  España 92, Estados Unidos de América 93,  Estonia 92, Federación de Rusia 100, Finlandia 92, Francia 92, Grecia 92,  Hungría 94, Irlanda 92,  Islandia 110, Italia 92, Japón 94, Letonia 92, Liechtenstein 92, Lituania 92, Luxemburgo 92, Mónaco 92,  Noruega 101, Nueva Zelanda 100, Países Bajos 92, Polonia 94, Portugal 92, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte 92, República Checa 92, Rumanía 92, Suecia 92, Suiza 92, Ucrania  100.* Países que están en proceso de transición a una economía de mercado.

Fuente: Convenio Marco sobre el Cambio Climático. Naciones Unidas.

El Protocolo de Kioto se inscribe dentro del Convenio Marco de la ONU sobre Cambio Climático. Pide que los países industrializados —excepto los EE.UU., que no participan— reduzcan sus emisiones de gases que contribuyen al calentamiento del globo en aproximadamente un 5% por debajo de los niveles de 1990 para el período 2008-2012.

Los países adoptaron diferentes porcentajes objetivo den situación actual y perspectivas dentro de este compromiso general. Permite que los participantes en el Protocolo de Kioto deduzcan las emisiones en sus países de origen y/o beneficiarse de los llamados mecanismos flexibles (Comercio de Emisiones, el Desarrollo Limpio y la Aplicación Conjunta), así como contabilizar el carbono absorbido por los llamados sumideros como los bosques o las tierras de cultivo. Se impondrán sanciones a aquellos países que no cumplan sus objetivos.

Los países necesitarán haber hecho progresos demostrables para alcanzar sus objetivos para el año 2005. En vista del tiempo necesario para incorporar la legislación al respecto, es vital que los gobiernos se muevan tan rápido como les sea posible para que el tratado entre en vigor.

El Protocolo de Kioto no contiene ningún compromiso nuevo para los países en desarrollo más allá de los alcanzados en la convención de la ONU sobre el clima, celebrada en 1992, ya que se acordó que los países industrializados, como emisores principales de los gases que causan el calentamiento del globo, deberían ser los primeros en adoptar medidas para controlar
las emisiones.

Requisitos para la entrada en vigor : El Protocolo recoge dos criterios para que el acuerdo entre en vigor. El primero, que al menos 55 participantes en el convenio sobre el clima ratifiquen, Elementos básicos del protocolo Emisiones de los países industrializados en 1990 Media anual de emisiones de los países industrializados en el período 2008-2012 “Mecanismos flexibles” (complementario a la acción doméstica):

• Comercio de Emisiones = compra y venta de permisos de contaminación a otros países Medidas para la reducción

• Mecanismo de Desarrollo Limpio = proyectos de emisiones domésticas (nacionales) en países en desarrollo

• Aplicación Conjunta = proyectos en países industrializados, ej. Europa del Este, Rusia… Sumideros = absorción de CO2 del aire:

• bosques y vegetación

• agricultura y tierras de cultivo

Compromisos de los países industrializados:
A fecha de 11 de diciembre de 2001, 83 participantes firmaron y 46 ratificaron el Protocolo. Excepto dos, todos los demás son países en desarrollo. El principal escollo para su entrada en vigor será, por tanto, el de garantizar las suficientes ratificaciones por parte de los principales emisores de CO2 para superar ese 55% límite.


El Acuerdo de Bonn

El Acuerdo de Bonn (2001) sobre el Protocolo de Kioto fue un hito político en las lentas negociaciones internacionales. Los ministros de unos 180 países llegaron a un acuerdo global que incluía normas y procedimientos sobre diversos asuntos de los países en desarrollo (fondos, traspaso de tecnología, capacitación, adaptación a los impactos del cambio climático), los mecanismos de Kioto (Comercio de Emisiones, Aplicación Conjunta y Mecanismo de Desarrollo Limpio), sumideros y cumplimiento. En su conjunto, el acuerdo creó la arquitectura fundamental básica para que los países ratificasen y pusiesen en práctica el Protocolo, y para que negociasen futuros recortes de emisiones más estrictos.

Se habilitó un paquete de fondos que incluía compromisos por parte de la UE, Nueva Zelanda, Noruega y Suiza para conceder a los países en desarrollo 410 millones de dólares americanos por año para 2005, con una revisión de los mismos en 2008.

Entre los puntos principales del Acuerdo de Bonn se incluyen:

• dar un tratamiento preferente a las energías renovables limpias bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio;

• pedir a los países industrializados que frenen el fomento de la energía nuclear en los países en desarrollo. De hecho, los gobiernos han dicho no a la energía nuclear como modo de frenar la contaminación por carbono;

• normas factibles para el Comercio de Emisiones;

• un régimen de cumplimiento que incluya consecuencias no opcionales, de obligado cumplimiento para aquellos países que no alcancen sus compromisos.


Los Acuerdos de Marrakech

La conferencia de Marrakech en octubre de 2001 se centró en resolver algunos asuntos que quedaron pendientes en Bonn y finalizar la transposición del Acuerdo de Bonn a un texto legal con arreglo a la ONU.

Esto se realizó de forma satisfactoria y se acordó por consenso. En principio, el acuerdo de Marrakech debería haber eliminado cualquier barrera final para la ratificación del Protocolo de Kioto, lo que es especialmente cierto para Japón, Rusia y Canadá, que consiguieron, en un primer momento, imponer sus exigencias como condiciones indispensables para su ratificación. Ahora que las normas son completas, todos los países tienen una idea clara de lo que se espera bajo el Protocolo en todos los niveles.

Para más información:

Mar Asunción Higueras – clima@wwf.es
Carlos G. Vallecillo – cvallecillo@wwf.es

WWF/Adena

Gran Vía de San Francisco, 8-D. 28005 Madrid. España
Tel.: 91 354 05 78 • Fax: 91 365 63 36
www.wwf.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 325 seguidores

%d personas les gusta esto: