Taller quilómetro cero.

La frivolidad de las instituciones de la industria de La Moda en España ataca los nervios de profesionales indignados por el inmobilismo de políticos y las no medidas para activar la industria real y crear crecimiento económico local. Mientras cientos de profesionales españoles senior están a la espera de nuevos métodos de financiación para poder trabajar, los políticos responsables de industria y generadores de nuevo tejido empresarial, basan su actividad diaria en convertirse en socialites de comunicación mediática durante toda su legislatura como cargos públicos. Tras la disparatada actitud de éstos sólo cabe esperar que no sean los mas votados en las próximas elecciones y sean reemplazados por personas mas capaces de gestionar crecimiento con formación suficiente para atraer nuevos recursos basados en modelos de negocio sostenibles y justos, obviamente.

El “taller kilómetro cero” al igual que la “huerta quilómetro cero” que ya está en activo en Cataluña para evitar el derroche de 1/3 de los alimentos en grandes superficies de comida transgénica y llena de pesticidas al igual que la procesada y que es tirada a la basura por su caducidad, siendo carísima #preciocalidad como está sucediendo en la actualidad. Las medidas para emprender el proyecto del “taller kilómetro cero” osea talleres de confección de proximidad para un sector de calidad debe ser una práctica obligatoria de nuestros administradores de fondos para la indústria en este país deshauciado de trabajo para la mujer de entre 30 y 50 años. Los precios siempre son competitivos cuando se habla de calidad y nuestra sociedad esta muy madura en estos valores de moda.

Es una prioridad en una civilización avanzada y de la Unión Europea, la creación de leyes sobre la equidad de comercio en ambos sectores de gran consumo. Mientras consumimos productos de baja calidad en grandes superficies y en grandes cantidades importada de países remotos se pierden millones de puestos de trabajo para elaborar producto de calidad en un país en quiebra por déficit de productividad y deuda por abandono de oficios y la ausencia de sindicatos sectoriales que protejan a todos los profesionales por igual según sus necesidades y características de actividad asi como la creación de leyes fiscales y que protejan los derechos de autor, efectivas y adaptadas eficazmente a cada sector para que la rueda de producción funcione correctamente.

 No se puede permitir que un gobierno no priorice y valore la actividad de millones de profesionales de un oficio arraigado a nuestra cultura y a una larga tradición industrial  heredada de generaciones en el sector textil en este caso y se difumine en la nada por políticas corruptas de globalización, dejando en la miseria literal a personas sin subsidios por la inproductividad generada y provocada por sus propias políticas.

Con motivo de la pasarela Adlib, tradicional meeting de moda Ibicenca y que cuenta con una historia de cincuenta años, impulsada por la princesa yugoslava Smilja Mihailovitch a principios de los años 70, caracterizada por la mezcla del estilo de los trajes regionales y el tradicional de vestir en las islas Pitiusas con estética hippy y un protagonismo absoluto del color blanco su rasgo distintivo más característico, quiero hacer incapié en el faranduleo ridículo en que se convierte el certamen, si en lugar de promocionar el trabajo “made in Pitiusas” como antaño, se está promocionando “made in India” o Asia en general como está ocurriendo en 2016.

La realidad es que de un 75% a un 90% del producto actual de la moda Adlib es “Made in India” o similar sin etiquetado que lo acredite. O si en lugar de promocionar fibras nobles y naturales, nos ponemos a promocionar polyester y polyamida china de la más tóxica para el medioambiente como en algunas colecciones que he visto de una diseñadora mediática que va despuntando en el certamen. Por la falta de rigor y principios en conocimientos básicos de moda, se me ocurre que a pesar de la buena plataforma de promoción internacional en la que se está convirtiendo “La Moda Adlib”, me parece un trampolín olímpico con caída libre pero en piscina sin agua para consumidores potenciales de lujo y calidad por falta de profesionalidad y de coherencia en el diseño en general y por las políticas que no acreditan el orígen de su producción sostenible, no están en la buena dirección.

13415479_568117786693259_2095711819092728519_o

La moda Adlib (del latín “Ad Líbitum”, a placer) es un estilo de vestir típicamente ligado a la isla de Ibiza, por lo que también se le conoce como ‘Estilo Ibicenco. Su lema es “Viste como quieras pero con estilo”. Se compone de ropa cómoda, amplia, de tejidos ligeros y fibras nobles y naturales con acabado artesanal donde resaltan bordados, volantes, flecos, encajes artesanales, bolillos, vainicas y ganchillo principalmente y que dan a las prendas un aspecto etéreo. Desde 1971 se realiza en la ciudad de Ibiza la “Pasarela de Moda Adlib”, principal motor de promoción de esta moda.1

Además en esta edición se abrió el certamen con el concurso de nuevos creadores AD Talent, y que premia a la joven diseñadora mallorquina Lorena Sánchez por unos diseños inspirados en estos dos elementos tradicionales de Balears.

1465551934944

El premio de esta novicia de la moda fue de unos moderados 2000€ que le servirán para pagar el alquiler de su casa este mes. No se puede impulsar ninguna profesión si no ayudamos con seriedad y contundencia real a los jóvenes de nuestro país.

Roser Pera

#ridículez, #financiaciónemprendedores, #award,

13392296_568080106697027_2369843646351229279_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s